Para que lo entienda todo el mundo: que pasa con el coronavirus COVID-19 ?

RELACIONADO:

Consejos sobre el coronavirus COVID-19

Medidas de protección de nuestros empleados y de nuestros clientes en el Hospital Veterinario JG

¿QUE SON LOS VIRUS?.
Los virus son unos bichitos que no se ven a simple vista, son microscópicos. Tienen el vicio de reproducirse dentro de nosotros, destruyéndonos lentamente, por lo que nos provocan síntomas de enfermedades, por ejemplo: fiebre, malestar, tos, mocos, etc… y además salen con los líquidos que expulsamos, por ejemplo al respirar o al toser, para buscar otras personas y poder reproducirse en ellas. No tienen otra cosa que hacer que meterse en nuestros soldaditos (células defensivas) y multiplicarse. Lo hacen sin querer: me meto en la célula y empiezo a hacer fotocopias de mi mismo sin parar hasta que la rompo.

Hay bichos que se reproducen muy rápidamente: entra uno y enseguida se fabrican 10 en pocos minutos, sin embargo hay bichos en que entra uno y salen 2 ó 3 en el mismo período de tiempo. En este último caso hablamos de bichos o virus «menos contagiosos».

SISTEMA INMUNE.
El sistema inmune de las personas, constituido por varias células o soldaditos defensivos que son más grandes que el virus, se encarga de defendernos de todos los tipos de bichitos (si no, no estaríamos leyendo ésto): se los comen y los matan. Este sistema inmune se encarga de destruir a todos estos bichitos y se acuerda de cómo son. Desde que nacemos, no paramos de ser bombardeados por muchos tipos de bichos, y nuestro sistema inmune los va destruyendo provocando en nosotros los mencionados síntomas de enfermedad, más o menos intensos, acordándose de su matrícula. Si unos de ellos vuelven a invadirnos, como ya sabemos su matrícula, los destruimos antes y nuestros síntomas son mas leves. Si vuelven a invadirnos, los destruimos más rápido y no mostramos ningún síntoma (es lo que se llama técnicamente «estamos inmunizados»).

Su finalidad es reproducirse en nuestros soldaditos defensivos, por lo que cuanto mas sanos estemos, antes podremos destruirlos. O sea, si nos alimentamos bien y tenemos una vida saludable, cuidando nuestras defensas, nuestros soldaditos estarán super-preparados para destruir bichos: los matamos, enfermamos poco o nada, y nos quedamos con su matrícula para poder eliminarlos rápidamente cuando vuelvan a invadirnos.

POBLACIÓN DE RIESGO.
Si resulta que estamos tomando medicamentos para alergias, para trasplantes, o quimioterapia, y para otras cosas más, resulta que estos medicamentos están quitando efectividad a nuestros soldaditos defensivos. Lo mismo pasa cuando tenemos alguna enfermedad con bajada de defensas o somos «triabéticos» (con la zuca (azúcar), colesteró (colesterol) y triglicéricos (triglicéridos)): afectará a la fuerza de nuestros soldaditos, o cuando somos muy viejos, por ejemplo más de 70 años de edad: los soldaditos están cansados y no son capaces de responder igual de bien contra todos los bichos que nos invadan: a estas personas les llamamos técnicamente como «población de riesgo».

DOSIS DE VIRUS.
Pero claro, todo depende de la cantidad de bichos que nos invadan. Nuestro cuerpo puede soportar ataques de 100 bichos peor que si nos atacan 10 (es lo que se llama técnicamente «dosis infectiva»). Si nos atacan 10 acabaremos con ellos rápidamente, y más rápido si sabemos ya su matrícula, o sea, si ya nos han invadido antes.

Resulta que los bichos llamados COVID-19 no nos han atacado nunca (no tenemos su matrícula grabada) y resulta que nos entran de 1.000 en 1.000 y resulta que de cada uno que entra en nuestros soldaditos salen 100. Nuestros soldaditos no tienen su matrícula grabada y además están saturados: hay demasiados bichos para destruir y no damos abasto para comérnoslos, por lo que los síntomas son más acusados, son más graves. Si nos entran de 10 en 10, podremos destruirlos, sin manifestar síntomas graves, y quedarnos con su matrícula, para cuando nos vuelvan a invadir destruirlos rápidamente. Claro, aunque entraran en la población de riesgo de 10 en 10, los síntomas serán mas graves que en las personas sanas, pudiendo incluso matarnos. No te digo nada si entran en la población de riesgo de 1000 en 1000, será aún más grave.

CUANTO AGUANTAN FUERA DEL CUERPO.
Otro punto a tener en cuenta es la capacidad de supervivencia de los bichos fuera del cuerpo humano. Hay bichos que viven mucho tiempo sin que les dé el sol, otros mueren enseguida cuando les dá el sol, otros viven en los pañuelos varios días, otros viven varias horas en el pañuelo. Los bichos del COVID-19 viven muy bien en el pañuelo varios días, viven con el sol directo varias horas. Igual que viven en el pañuelo varios días, viven igual de bien en el papel higiénico del mercadona o del pryca, en los billetes de 50 euros, en la manga del jersey que ponemos cuando estornudamos, en las flores que le hemos regalado a la chavala para su cumpleaños, en el carro del supermercado, en nuestras manos, en nuestros labios, en nuestras narices, en la cartilla del perro, en la mascarilla, ….. Esto es lo que se llama técnicamente como «muy contagioso».

PERSONAS QUE CONTAGIAN.
Hemos dicho que los bichos que entran en nosotros, se multiplican dentro de nuestros soldaditos y nos hacen enfermar con síntomas más o menos graves (dependiendo del número que haya entrado, o del tipo de población de personas) y estamos expulsándolos con nuestra respiración o con nuestra tos, por lo que estamos infectando a las personas que tenemos cerca. Por eso tenemos que apartarnos de ellas a cierta distancia.
El dichoso COVID-19 hace todo esto, como muchos otros virus, pero es que además es capaz de invadirnos y no hacernos enfermar si estamos fuertes, se multiplica más o menos dentro de nuestros soldaditos y sale con la respiración y con la tos. O sea, una persona que se encuentra sana, no enferma, está contagiando a las personas que están en su alrededor (sin saberlo nadie).
Además, como ocurre con otros virus, personas que han tenido síntomas, han estado enfermos y han superado la enfermedad, y están sanas, resulta que están varias semanas expulsando bichos, contagiando a otras personas.

O sea, el COVID-19 entra de 1.000 en 1.000 y vive bien fuera del cuerpo humano, y encima no tenemos grabada su matrícula, y encima es capaz de no hacernos enfermar pero sí que nos hace contagiar a los demás. Si además invade (contagia) a la población de riesgo, Jiuston tenemos un problema: los soldaditos no van a poder con él (y él puede acabar con nosotros).

BICHOS QUE CAMBIAN DE MATRÍCULA.
Otra peculiaridad de los bichos, por ejemplo en el de la gripe (y esperemos que no sea en el COVID-19), es la facultad de cambiar de número de matrícula cuando les venga en gana (técnicamente llamado como «mutar»). En este caso la persona que haya sobrevivido al bicho tendrá que enfrentarse a un nuevo bicho porque tiene matrícula diferente.

FORMA DE PROTEGERNOS.
Si nos inyectamos unos pocos bichos con una determinada matrícula, y más o menos atontados, no puros (es lo que se llama técnicamente como «vacunación»), podremos protegernos contra ellos para cuando nos vuelvan a atacar: nuestros soldaditos conocerán su matrícula y podrán eliminarlos rápidamente si nos invaden. A ver, también podemos inyectarnos 1 o 5 bichos sin atontar (no 10, que podrían hacernos enfermar), y tendremos el mismo efecto: estaremos protegidos. En este caso, aunque nos invadan 1000, como tenemos su matrícula grabada, podremos con ellos sin apenas tener síntomas de enfermedad. Entonces pensamos: ¿por qué no nos inyectamos 5 bichos puros entonces?. Pues resulta que sí, la inmensa mayoría de gente vacunada estaría protegida y sana, pero muchísima de esta gente estaría eliminando virus aún estando sanos como hemos dicho antes, y estaría contagiando a otras personas, incluso a los grupos de riesgo.
Y podréis pensar: ¿ por qué no nos inyectamos una vacuna con 5.000 bichos muertos? así no enfermaremos al inyectarnos la vacuna y estaremos protegidos ¡¡. Pues resulta que en el caso de COVID-19 , como en algunos otros virus, al matarlos también destruimos su matrícula, con lo que no conseguimos protegernos.

Como vivimos en el planeta de los simios (lo siento) podemos protegernos de varias formas: vacunándonos contra el COVID-19 (hasta ahora no podemos, a la espera de Trump a ver que hace, ya que aún no somos capaces de atontar los 5 bichos antes de inyectárnoslos en la vacuna), o bien evitando contagiarnos unos a otros con dosis infectivas altas, o sea, que nos entren de 5 en 5 en vez de 1000 en 1000, y así no enfermaremos o lo haremos levemente (incluso sin darnos cuenta), y además ¡¡nos habremos vacunado sin querer!!, ya que nos habremos guardado la matrícula de esos 5 bichos.
Claro, si nos encontramos con 200 personas que nos han pasado 5 virus cada una, enfermaremos igual que si una única persona nos ha metido de golpe los 1.000 bichos: por eso mismo tenemos que estar en casa quietecitos, vacunándonos sin querer porque nos los tragamos de 5 en 5 y guardamos matrículas para estar protegidos cuando nos ataquen 1.000 bichos.
¿Estoy en mi casa quietecito y estoy tragando virus de 5 en 5? Pos si: estás saliendo al supermercado, a comprar tabaco, a poner gasolina, etc… y te estas tragando 5 virus cada vez (eso si llevas cuidado), y por suerte te estás vacunando sin querer. Hombre, si has ido 200 veces a comprar tabaco o al supermercado el mismo día, ya te han entrado los 1.000 y entonces enfermarás. Pero si has ido al supermercado una vez y te has acercado a 200 personas, ya has tragado los 1.000 bichos también.

Entonces no salgo de mi casa y no me contagio. Cierto. Pero eso no es viable, tienes que ir a comprar, o aunque no salgas seguro que te entra algo con virus (incluso el viento por la ventana).

Ante todo tranquilidad , porque si te pones nervioso/a resulta que vas a afectar a tus soldaditos defensivos, quitándoles fuerza (es lo que se llama estréss) y vas a enfermar antes y además enfermarás tragando menos bichos ¡¡¡. O sea, hay que tener la «mente fría».


¿cuando desaparecerá la epidemia?: cuando estemos todos vacunados o protegidos y tengamos guardada la matrícula, habiendo o no enfermado. O sea, a TODOS nos va a entrar el CORONAVIRUS, tarde o temprano, pero vamos a hacer que nos entre en poca cantidad y en varios encontronazos.

O sea, tenemos que evitar aspirar mocos de boca, nariz o labios de otros simios (y evitar tocar las manos de otras personas, porque los simios se meten los dedos en cualquier sitio, y podrían llevar ya no 1.000, sino millones de bichos en ellos) manteniendo una cierta distancia de seguridad. ¿ Un metro ? me río yo del metro. En mi hospital veterinario he puesto la distancia de seguridad entre clientes de 5 metros (y rezando no venga un murciano como ese que escupe los huesos de aceituna varias decenas de metros). Fuera de coñas, vamos a evitar que vengan a nuestro hospital gente contagiosa (con síntomas) y que si alguien tose lo haga sin querer, y cuyos mocos lleguen a una distancia de 4,99 metros, y pasarle un soplete por las manos (es coña, le haremos lavarse las manos con alcohol) para que no me contagie al personal (que me ha costado muchos años seleccionarlo) y para que no me contagie a mis adorables clientes que han venido con su mascota enferma porque realmente necesitaba venir.

Y a rezar de que no cambie de matrícula rápidamente el dichoso COVID-19. Y si cambia, seguiremos en la lucha, porque argo hay, llámale dios, llámale energía…………

PD: podemos utilizar el mismo ejemplo del COVID-19 con el virus del moquillo canino, por ejemplo, a ver si algún día ampliamos el tema….

RELACIONADOS:

Consejos sobre el coronavirus COVID-19

Medidas de protección de nuestros empleados y de nuestros clientes en el Hospital Veterinario JG

Autor: Juan Griñan

Juan Manuel Griñán es veterinario del Centro Veterinario JG desde 1988 y está especialmente formado en neurología, resonancia magnética, endoscopia, anestesia y cirugía, traumatología, y en medicina y cirugía de exóticos, en especial aves. contactar con Juan

10 opiniones en “Para que lo entienda todo el mundo: que pasa con el coronavirus COVID-19 ?”

    1. Mi opinión personal es que no se usen mascarillas porque no sirven, salvo las especiales.
      La mejor forma de protección es no estar con otras personas para no contagiarnos.
      Y la mejor forma de evitar el contagio es no estar con otras personas para no contagiarlas, sobre todo con ancianos.

  1. Muchas gracias por la explicación, muy clara!!
    Thank you so much!! Any chances of writing maybe a shorter version in English?
    Regards,
    Arlete

    1. Porque entre decir eso y crear una alarma social catastrófica hay una delgada fina línea.
      Pero si lo dijeran bien explicado creo que tranquilizarían a los ciudadanos. Simplemente diciendo que todos cogeremos el virus, pero muy pocos enfermaremos y de paso estaremos vacunados para cuando nos volvamos a contagiar, se tranquilizarían todos.

  2. Muchas gracias Juan ,no he leído un informe más claro y más transparente hasta ahora .Cuidaros mucho y espero que pronto daremos duro otra vez 🤗un saludo a todos 🍀

  3. Juan Griñan, muy bien explicado para que todo el mundo lo entienda, eres muy grande un gran profesional, si no que le pregunten a mi perrito CAI que con trece años y operado por Juan Griñan de las dos patitas, da hasta carreras. Gracias Juan por ser tan buen veterinario. Un saludo

    1. Sin palabras Juan.Eres único e inigualable.Estaré siempre orgullosa de a veros conocido a tí y a todo tu equipo y a ver elegido tu clínica para formarme como técnico de veterinario.Gracias por todo.😘😘

Responder a Juan Griñan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.