0

¿ Cómo se que mi tortuga está enferma? Introducción.

Al igual que el perro y el gato, en general los reptiles no nos dicen donde les duele ni que les pasa, así que tenemos que guiarnos y obtener todos los datos posibles por la exploración clínica, de la información que nos facilita el propietario y de la utilización de métodos diagnósticos como la radiología, citologías y analisis de sangre.

La mayoría de las patologías o enfermedades son producidas o consecuencia de un mal manejo en casa o desconocimiento de la fisiología y necesidades de estos animales, sobre todo en cuanto a temperatura, alimentación y acondicionamiento del hábitat o del terrario donde viven.

Bien sea por desconocimiento del propietario, bien por mala adaptación del animal donde lo tengamos, los reptiles de por sí tienen pocas defensas y son muy susceptibles a ciertas infecciones o enfermedades. Cada especie tiene unas dominantes patológicas o predisposición a ciertas enfermedades. En próximos artículos hablaré de las más  importantes y cuándo se ha de acudir al veterinario para tratarlas. Además debemos recordar que el principal factor limitante a controlar en estas especies es la temperatura, ya que son animales poiquilotermos o animales que tienen una temperatura corporal similar a la del ambiente donde viven y cada especie tiene una temperatura óptima en la que se desarrollan todas las actividades fisiológicas.