0

Beneficios de tener una mascota

Clásicamente se ha dicho que el que tiene un perro o gato, lo tiene “de compañía”, ofreciendo su fidelidad y confianza en la familia.  Pero en la actualidad este concepto “de compañía” vá más allá.

Está demostrado que los animales de compañía son el apoyo fundamental para personas que viven solas ( o para las familias monoparentales), situación cada vez más abundante.  Diversos estudios recomiendan animales de compañía para niños o personas con problemas psicológicos, para ancianos y otros grupos de personas: acariciar el pelo de gatos o perros tiene efectos relajantes sobre el ser humano, baja la tensión arterial, previene los riesgos de infarto, reduce el stress, fomenta nuestra responsabilidad (pues debemos darles una atención veterinaria básica, alimentarlos, asearlos, proporcionarles los medios para la satisfacción de sus necesidades fisiológicas, etc..), favorecen nuestra sociabilidad.

Un perro, por ejemplo, nos obliga a salir de casa, a dar paseos, y ese paseo, a su vez, nos aleja de la t.v., de los ordenadores, labores, trabajo, etc.. Nuestro animal de compañía nos invita al juego a todos: niños y adultos, juegos que nos hacen sonreír y reir, lo cual, a su vez, nos hace rejuvenecer.
Es raro el psicólogo que no ofrece esta medicación a su paciente:”cómprele a su hijo un perro, un gato, un pajarito o una acuario”. Hay numerosas fundaciones con el lema “animales de compañía: beneficios para la salud”. Está demostrado científicamente.

En definitiva, resulta muy recomendable tener un animal de compañía, eso sí, siempre tratando de buscar aquél que más se adapte a nuestra forma de vida (tipo de familia, horario laboral, espacio físico disponible, forma y tipo de ese propio espacio, ritmo de vida, etc..).

Debido a la creciente inseguridad ciudadana, se ha ido reproduciendo perros de guarda a toda marcha, eficaces para la custodia de fincas, chalets, etc.., pero ésto ha llevado a conseguir , como en todas las cosas, un “libertinaje” de poseedores de animales de compañía, así, no es raro encontrarnos por la calle a adolescentes con su pit-bull o rottweiler psicóticos, enseñados para atemorizar a la gente.  Ya no se conforman con su bicicleta o en jugar a las canicas. Ahora está de moda el tener “perros agresivos”.  Las mordeduras provocadas por el perro de un dueño que no tiene “carnet de conducir perros de guardia” están a la orden del día.

Otro tanto en contra de los animales de compañía es la proliferación de personas “zoohistéricas” u “obregonistas”, así, no es raro encontrarse con una vecina que odia a nuestro perro porque dice que suelta pelo en la escalera, ladra por las noches o huele mal el ascensor. Estas personas suelen tener problemas psicológicos o de relación social, a las que precisamente hay que recomendarles que tengan una mascota para alegrarles la vida ¿ o no es verdad?.

A fin de cuentas, el beneficio para la sociedad es mucho mayor que los problemas que puedan causar, ya que esta sociedad tiende a degenerar en un gran estrés, curables con los animales de compañía.

Así que ya sabe, tenga una mascota y….. !!verá que cambio ¡¡