Estoy obligado a proteger a mis clientes contra el coronavirus (y con mucho gusto)

Estoy satisfecho de ver como el Presidente del Gobierno vá tomando en cuenta las medidas que indiqué en mi post «que haría yo si fuera Presidente del Gobierno de España», poco a poco.

Acabo un día como veterinario después de atender urgencias en mi hospital: he operado una piómetra, una endoscopia esofágica de un yorki con un hueso en esófago de tres días de evolución, atención médica de varias insuficiencias renales, de varios leishmaniósicos, de varios post-quirúrgicos de osteosíntesis, de varias gastroenteritis, de varios gatos con estomatitis, etc.. etc.. y después de contestar varias consultas no urgentes por wasap.

Cierto veterinario avispado me decía «sólo has facturado un 30% del mínimo que debes facturar para cubrir gastos?». Contesto: Po zi, podría hacer como otros centros: como está la gente «de vacaciones» podría facturar un 120% del mínimo, pero NO QUIERO: mis empleados y mis clientes están por delante de los ingresos económicos: debo protegerlos y evitar la afluencia masiva de clientes a mi hospital veterinario. Sólo voy a atender a los clientes IMPRESCINDIBLES, los que realmente necesitan atención veterinaria médica en este momento. El resto, que consulte por el wasap.

Vamos a ver, mis clientes son primates humanos, o sea, animales (para eso estoy especialmente preparado, muy preparado, llevo 30 años preparándome), animales racionales que piensan y tienen un «exceso de corteza cerebral» (para esto no estoy preparado) y son herbívoros (de esto podemos discutirlo en otro post si queréis).

Resulta que mis clientes están ahora mismo sujetos a infectarse por un virus MUY CONTAGIOSO, que ni dios puede evitar que les infecte (también podemos discutir esto en otro post), mejor dicho, TODOS están infectados por el coronavirus en estos momentos.

Pues como no podemos evitar que se infecten, SI QUE PODEMOS evitar que enfermen: vamos a potenciar su sistema inmunológico, o sea, me tomo la libertad de aconsejarles sobre que deben hacer para hacer a sus «soldaditos» más resistentes al coronovirus (y no soy médico de personas, pero sí de animales):

1- BOSTEZAR: hay que potenciar el «segundo cerebro»: bostezar, y volver a bostezar, y así estimularéis vuestro segundo cerebro, o sea, lo que se llama el «sistema nervioso autónomo parasimpático (vaya nombrajo)». Esto consiste en una serie de neuronas que se encargan de proteger y reparar los daños de vuestro cuerpo. Se autoreparan las lesiones producidas por vuestra vida de humanos «modernos». Por la boca entra comida y numerosos tóxicos que pueden lesionar a vuestro sistema defensivo (el pobre hígado, con su sistema portal, está para eso). Numerosos soldaditos están desactivando productos tóxicos que estáis ingiriendo con vuestra comida. Al bostezar, estáis estimulándolos. Igual efecto tienen los ejercicios de relajación, la acupuntura y numerosos nombrajos disponibles en el mercado. A mi paciente, de cuatro patas, no le puedo hacer bostezar, ojalá pudiera, pero a su propietario sí que puedo ayudarle.

2- DIETA CON FIBRA: hay que comer «cosas» que tengan celulosa (como buenos herbívoros que somos, que sí, coño, que somos herbívoros, que nos volvimos carnívoros para ser más inteligentes y mira donde hemos acabado). Nuestro intestino debe trabajar para mantener OK a nuestro segundo cerebro: debe tener celulosa para poder trabajar: comer frutas y verduras, y frutos secos (pipas, nueces, almendras, etcc). Por ejemplo, en el hiperber de Mutxamel hay unas bolsitas maravillosas que llevan nueces, pipas, pasas, cacahuetes, avellanas y no se cuentas cosas más (todo pelado, no tienes que pelarlo): grandes fuentes de celulosa y de ácidos omega que van a poner a vuestros soldaditos «a la orden». Si váis al aseo como mínimo una vez al día, vamos bien. Si no, más celulosa. Y si no, más fructo-oligosacáridos (ya entra en juego el duphalac, el medicamento más recetado por mí para mis pacientes ya que me llaman el «doctor duphalac»). Si tomáis el duphalac, bien, y si no, frutas a punta pala, que tienen el duphalac natural).

3- REIRSE, REIRSE MUCHO. La risoterapia es un chute de endorfinas que mantiene a nuestro cerebro al 100% para mantenernos protegidos. Googlear chistes de Eugenio (que viejo me he hecho, cojones), o de andaluces (que son los más chistorros del país): vuestro sistema inmune os lo agradecederá (cuanto más os riáis, mas vacunados estaréis contra el coronavirus). El que oiga 100 chistes estará más protegido contra el coronavirus que el que oiga 50 chistes.

4- OIR MUSICA. Cuando ya estéis «jartos» de reiros, googlear música. Por ejemplo: «we are the champions», «la dolche vita», «guilty», «yo soy español, español, español…», «mi carro me lo robaron», «reloj no marques las horas», y en general todas las canciones de Antonio Machín, o de Beethoven. Poner estas canciones a máximo volumen (que tiemblen las lámparas del comedor) y tararearlas a toda voz (ahora no van a denunciaros por eso). El que escuche, y cante, 100 canciones de éstas estará más protegido contra el coronavirus que el que escuche 50.

5-ACARICIAR A VUESTRA MASCOTA. Si sois tan afortunados como yo de tener a un bicho (o varios) de cuatro patas en vuestro sofá, que os enseña los dientes cuando le tocáis la manta, estáis de buena suerte: estáis vacunándoos contra el coronavirus. Vuestra tensión arterial bajará, vuestras endorfinas (que estimulan a vuestros «soldaditos») estarán a tope. No hay mayor subida de endorfinas como cuando acarecíais a vuestro perro o a vuestro gato y os responde con un «rrrrr».

6-VICIOS DE PRIMATES HUMANOS. No puedes dejar de fumar en estos días, no puedes dejar de hacerte tus brebajes alcohólicos estos días: sería contraproducente. Tus soldaditos están acostumbrados y no puedes quitarle estos vicios. Lo ideal sería también aumentar otro tipo de liberación de endorfinas «vacunadoras contra el coronavirus» teniendo relaciones sexuales, pero de eso yo no entiendo, ya que mis pacientes están ON sólo dos veces al año, por lo que ahí lo dejo…..

Os aseguro que si bostezáis varias veces al día, coméis frutas y verduras y frutos secos, or reís mucho, oís música a toda voz, y habéis tocado a vuestra mascota mientras os quita sitio en el sofá, estaréis super-vacunados contra el coronavirus.

PD: una buena copa de protos, en compañía con la risoterapia y con la música, aumentará tus defensas contra el coronavirus, tenlo por seguro ¡¡¡¡¡

Autor: Juan Griñan

Juan Manuel Griñán es veterinario del Centro Veterinario JG desde 1988 y está especialmente formado en neurología, resonancia magnética, endoscopia, anestesia y cirugía, traumatología, y en medicina y cirugía de exóticos, en especial aves. contactar con Juan

4 opiniones en “Estoy obligado a proteger a mis clientes contra el coronavirus (y con mucho gusto)”

  1. Tengo a Violeta ON, y encima no me atrevo a hacer monta, como nos venga el primo hermano del COVID o su remasterizacización 2020 a ver quién entrega los cachorros!! Mala época. En seis meses a ver cómo está la cosa. Pero la tengo ON, ON FIRE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.