0

Interacción del hurón con el medio casero y otras mascotas.

Los hurones son animales con horario de mayor actividad al amanecer y al atardecer. No les gusta salir con excesiva luz ni en total oscuridad. Gracias a que poseen el tapetum lucidum pueden ver mejor en estas horas de luz intermedia y es por este hecho también que a veces se sienten desorientados cuando los sacamos bruscamente a la luz del sol pues necesitan un tiempo de acomodación lumínica. Como cazador que es tiene una visión binocular que permite una buena visión cercana, aunque no tanto a distancia. En sus ojos presentan los componentes necesarios para distinguir los colores pero no se sabe bien hasta qué grado. Experimentos realizados con ellos demuestran que pueden separar objetos por colores.

Son un poco tardíos a la hora de recibir estímulos del exterior pues su sistema auditivo no está perfectamente conformado hasta las cuatro semanas, aproximadamente, de vida. Los cachorros emiten sonidos de alta frecuencia para captar la atención de la madre durante estas primeras semanas de vida.

Los hurones suelen emiter tres tipos de vocalizaciones principalmente siendo la que realizan cuando se encuentran felices y exitados con un juego la que con mayor frecuencia producen. Son pequeños sonidos cortos contantes que generalmente vienen acompañados de pequeños brinquitos. Cuando están explorando también suelen vocalizar de esta manera.
Aunque la mayoría del tiempo son callados. Los hurones hacen diversas vocalizaciones para comunicarse.
1.-alegría: de forma frecuente, son pequeños sonidos cortos que generalmente se acompañan de pequeños brincos. También significa excitación y se puede observar durante los periods de exploración.
2.-enojo: especie de siseo tipo serpiente. Puede ser utilizado como signo de agresión o como señal de advertencia. Vocalizaciones cortas pueden incorporarse durante el juego o para proteger sus juguetes mientras que emisiones prolongadas suelen asociarse a frustración.
3.-miedo: es literalmente un grito, intenso y en situaciones graves, prolongado. Puede presentarse cuando se encuentra aterrado o para intimidar a un oponente antes de escapar.
4.-ladrido: inusual y son vocalizaciones cortas utilizadas durante la defensa, alerta o cuando se encuentran muy excitados. Generalmente pueden estar acompañadas por mordeduras.
5.-llanto: Los hurones muy cachorros pueden necesitar mucha compañía.
Entre los inconvenientes podemos decir que tienden a morder objetos blandos o elásticos. Les gusta esconder cosas, a veces muerden, y pueden causar heridas importantes con relación a su talla. Son animales nerviosos, por lo que mezclar niños y hurones generalmente tiene como consecuencia un niño mordido y un hurón desquiciado.

El olfato, es particularmente importante en los hurones. Según estudios realizados en turones (hurones silvestres) se considera el tercer mes de vida como aquel en el que se fijan los olores por impronta y el que fija el olor de los alimentos. Este hecho puede explicar por qué es difícil hacer un cambio de dieta en un hurón adulto.
Durante una exploración del ambiente, los hurones invierten una gran cantidad de tiempo en olfatear para reconocer su entorno. Por ejemplo, al ponerle un objeto enfrente, el hurón primero lo olfateará antes de verlo o tocarlo.

Según la mayoría de propietarios son animales inteligentes, cariñosos e inquietos. Cuando tienen confianza con sus dueños son juguetones y como ya hemos dicho cariñosos, además los hurones no se vuelven menos juguetones a medida que envejecen como ocurre con otras especies, buscando siempre “alguien” con quién jugar.
Las peleas simuladas y las persecuciones son la forma más habitual de diversión… llevando a cabo lo que se denomina “danza de la guerra”: se arquean, caminan hacia atrás y abren la boca, incitando así al juego. Este comportamiento es más frecuente en hurones que viven en grupo. En cualquier caso son extraordinariamente curiosos e hiperactivos. El comportamiento normal consiste en movimientos de sus cuatro patas, aunque también pueden galopar, brincar, correr y pararse sobre dos miembros.

Las reglas de comportamiento se aprenden y se heredan. El grupo social de los hurones se encuentra organizado con base en estatus social, territorial y actividad reproductiva. Esto depende del aprendizaje y de comportamientos innatos. Desde muy temprana edad, las crías observan la forma de actuar de su madre ante el entorno y por supuesto ante el humano. De este tiempo dependerá en gran medida la actitud que tendrá un hurón ante la presencia de las personas.


Suelen llegar a llevarse bien con perros y gatos, si bien hay que estar presente siempre que los juntemos para evitar posibles sorpresas, sobre todo con gatos pues son de carácter más independiente e inesperado. Con conejos,roedores y pájaros hay que llevar mucho cuidado pues se despierta su carácter cazador, además éstos tienen impreso en su carácter la palabra presa y huirán del hurón con toda probabilidad. El hecho de que huyan es lo que hará que se despierte el instinto cazador de los hurones y quieran hacer presa. Se puede mantener a una pareja de hurones juntos sin ningún problema sobre todo si se les ha criado juntos. Cuando lo que queremos es introducir un hurón nuevo cuando tenemos ya otro hay que hacerlo poco a poco y tener en cuenta el tamaño del hurón que más tiempo esté en casa pues en principio es el que manda y podría dañar al nuevo, además hay que tener en cuenta los ataques de celos del hurón antiguo si le hacemos menos caso que al nuevo.