2

Las 10 cosas imprescindibles para nuestro gato

1-La alimentación

La alimentación es una elección importante que debemos plantearnos,¿ cual es la mejor para nuestro gato? En el mercado nos encontramos gran variedad dependiendo de las necesidades de cada gato, elegir un pienso de alta gama nos garantiza que contiene alimentos de alta calidad y alta digestibilidad, proporcionándoles un equilibrio proteico y nutricional a nuestra gato, previniéndole de esa manera que padezca problemas de obesidad, urinarios, carencia de vitaminas, etc.. Dentro de las altas gamas también nos encontramos con una gran variedad dependiendo de los hábitos del gato y necesidades de cada uno para asegurarse cual es el mejor pienso debe dejarse aconsejar por el veterinario.

2-El comedero y bebedero

Tienen que tener como mínimo la capacidad de agua y comida que tome en un día y deben de ser de un material higiénico y que no lo puedan volcar. La limpieza es imprescindible que sea diaria con agua y jabón, si usara un desinfectante debe tener en cuenta que un pequeño resto es tóxico para el gato. Mantener el agua fresca y limpia favorece a que el gato beba con más frecuencia y previene que padezca problemas urinarios. La colocación del comedero y del bebedero debe de ser un lugar alejado de olores fuertes que se puedan mezclar con la comida o el agua.

3-La cama

El lugar preferido del gato, lo que mas les gusta hacer es dormir por ello hay que elegir una cama acogedora, blanda, suave y lavable. La mayoría de gatos les gusta esconderse y enrollarse dentro de cuevas o iglús donde se sienten protegidos y se mantienen calentitos. En cambio otros prefieren cunas abiertas y acolchadas pero siempre cálidas. Por ello se deben colocar en lugares cálidos y si es posible que le den los rayos del sol. ¡Les encantan tomar la siesta al sol! Si tenemos más de uno en casa, cada uno tiene que tener su propia cama.

4-El rascador

El mejor amigo de los dueños de gatos. El comportamiento natural del gato es arañar determinados objetos, con el fin de mantener sus uñas afiladas, por lo cual para evitar que nos destrocen los muebles o sillones, es conveniente enseñarle a usar un rascador que le servirá no solo para afilarse las uñas sino también como entretenimiento. De todas formas es conveniente recortarle las uñas (con un cortaúñas de gato) una vez al mes, siempre con un cuidado especial de no cortar la parte sonrosada de la uña para que no sangre. Si no puede, siempre lo puede llevar a que el veterinario se las corte.

5-Los juguetes

La mejor manera que nuestros gatos realicen ejercicio físico, sobre todo los gatos que no salen de casa o están castrados, que son los mas propensos a sufrir obesidad. Para ellos las pelotas o los juguetes con movimiento les obligan a correr y a saltar, y de esa manera se divierten haciendo ejercicio. También hay juguetes que les ayudan a desarrollar los instintos de cazador de una manera controlada y sin que se vuelvan agresivos, como los ratones o las cañas con plumas ¡a ellos les encantan cazar tanto ratones como pajaritos! Tener cuidado con las ventanas.

6-La bandeja para la arena

Un artículo imprescindible para el gato. La bandeja debe ser lo suficientemente amplia para que se pueda girar en su interior, hay algunas que son cubiertas o tienen los laterales hacia el interior para evitar que se salga la arena, y mantenga su alrededor limpio. Debe de estar alejado de su comedero y bebedero, en un lugar tranquilo y por supuesto mantener la arena limpia retirando las heces a diario y cambiándola con frecuencia, dependiendo si la arena es básica semanalmente o si son aglomerantes o de sílice mensualmente. Eso evita que realicen sus necesidades fuera de la bandeja. Si se tiene más de un gato se debera aumentar la frecuencia de la limpieza.

7-La higiene

Sabemos que a los gatos les gusta estar limpios y aunque ellos se aseen todos los días siempre se les queda restos de comida, suciedad e incluso su propia saliva se queda impregnada por todo su cuerpo, por ello cada dos o tres meses se les debería bañar con un champú especial para gatos que les mantenga el pH de su piel. Si se les acostumbra desde pequeños no resulta nada difícil bañarlos con agua. De todas formas existen champús en seco o toallitas higiénicas para lavarlos sin agua. También es importante lavarles los oídos con un limpiador específico semanalmente para prevenir otitis. Igual de importante es lavarle con toallitas oculares los ojos, especialmente razas como los persas que por su morfología son propensos a padecer legañas y pueden provocar infecciones oculares.

8-El cepillo

Para los gatos de pelo largo lo mejor es cepillarlos primero con una carda y luego pasarle un peine fino, y para los gatos de pelo corto un cepillo o carda suave para retirarle el pelo suelto. Cepillar al gato todos los días si es de pelo largo o todas las semanas si es de pelo corto. Cepillarlos no solo le elimina el pelo muerto que le evita que se le formen nudos y le mantiene el pelo limpio, brillante y sedoso, sino que también reduce las alergias y nos permite comprobar que no tiene ningún tipo de problema en la piel, como calvas, bultos o incluso parásitos.

9- Los antiparásitos internos y externos.

Un error muy común es pensar que si no sale el gato de casa no puede coger parásitos. Los parásitos los podemos transportar en los zapatos, la ropa, las plantas, etc… Tanto de nosotros como de los que nos rodean. Por ello la mejor manera de asegurar la salud de nuestra mascota es mantener la regularidad de las desparasitaciones. Para los parásitos externos existen collares y pipetas que previenen de pulgas, garrapatas y ácaros, que son los más frecuentes en los gatos. Para los parásitos internos hay comprimidos, pipetas y pasta que los protegen de los parásitos intestinales. Los antiparasitarios no solo les protegen, sino también evitan las enfermedades que estos provocan, y hay que tener en cuenta que muchos de esos parásitos nos los pueden contagiar a los humanos.

10-El trasportín

Acostumbrar a los gatos a estar en el trasportín desde el primer día es fundamental, para facilitar las visitas al veterinario o los viajes, reduciendo el estrés y el mareo de los gatos, evitando también los maullidos y vómitos durante el trayecto. Una forma de acostumbrarlos es dejando el trasportín abierto en casa durante días y metiendo golosinas dentro, para que relacione el trasportín con algo positivo y tranquilo. Cuando usamos el trasportín solo para la visita únicamente anual al veterinario no les favorece nada, ya que las vacunas lo ven como algo negativo. Por ello es recomendable visitas frecuentes al veterinario para control de peso y salud, esto les ayudará a relacionar que el veterinario no es solo negativo si no algo habitual y positivo. Y con ello los traslados en trasportín no lo podrán relacionar solo con cosas negativas.

  1. bueno todos estos consejos estan muy buenos pero si a lo gatos les gustan los mismo que a los perros porque se odian :p