0

El perro o gato paracaidista

Peligros de vivir en un piso: El perro o gato paracaidista

El balconing es peligroso por la curiosidad de nuestras mascotas

Vivir en un piso o apartamento puede ser arriesgado para una mascota por los peligros que supone que el animal caiga accidentalmente.

El perro y gato son curiosos en ver y saber qué hay más allá de la ventana, balcón o terraza…y como el gato tiene más capacidad y agilidad para saltar y trepar, el porcentaje de los mismos que caen al vacío por tanto es mayor…y eso de que el gato tiene siete vidas no es cierto y sí lo de que la curiosidad mató al gato.

La gravedad de las lesiones es proporcional a la altura de la caída y aunque para un gato debido a su flexibilidad y a que muchas veces caen sobre sus cuatro patas (cosa que no ocurre en el perro) sus lesiones o secuelas suelen ser menos graves.

Estadísticamente hemos comprobado que la tasa de mortalidad en el gato es menor, limitándose sus lesiones principalmente a fracturas óseas (normalmente de cadera, fémur o mandíbula) y hemorrágias internas.

Fractura múltiple de cadera en un gato que precisa de cirugía reparadora para poder volver a andar.

Las del perro son más graves con fracturas de múltiples huesos y peores hemorrágias internas (sobre todo pulmonares, cráneo o vejiga).

Cuando son atendidos de urgencias valoramos inmediatamente su estado vital, su grado de hemorrágia interna y el número y tipo de fracturas, por este orden.…elevando su tasa de salvación y recuperación cuanto más inmediata sea su atención hospitalaria. Algunos requieren ser hospitalizados durante varios días, monitorizados con analgesia y muchos sometidos a cirugía de osteosíntesis para reparar sus fracturas óseas.

Hemorrágia pulmonar que puede acabar con la vida del animal si no se actua de urgencia

Cuando se adquiere una mascota siempre nos debemos de preocupar dónde va a vivir, de las condiciones y peligros a los que puede estar expuesto. La colocación de rejas o telas mosquiteras en las ventanas y evitar objetos donde el animal pueda subir o apoyarse son un consejo para evitar estos accidentes paracaidistas.

Morder cables eléctricos, tragarse prendas de vestir como calcetines u otros objetos, ahogarse en la piscina, etc…son otros de los muchos peligros a los que nuestros animales pueden estar expuestos.