0

Gatito, el pequeño nuevo paciente de JG.

Esta tarde, nos han traído a Gatito, un chiquitín muy, muy nervioso, que hoy por primera vez viene a consulta. Su veterinario le ha realizado una exploración general, le ha desparasitado externa e internamente, le ha explicado a su dueño pautas de educación y alimentación para conseguir que Gatito tenga una vida saludable y que durante muchos años disfrute junto a su familia. La desparasitación externa e interna es muy importante para un buen desarrollo de nuestra pequeña mascota, y  debe comenzarse a una edad temprana, siempre bajo la supervisión de un veterinario. La función de desparasitar tiene la finalidad de controlar y eliminar los parásitos externos (garrapatas, pulgas, ácaros, etc), como los parásitos internos (vermes, tenias, etc), que ambos son muy peligrosos para nuestra mascota, y más aún cuando son cachorros, ya que su inmunidad es mucho más susceptible. Lo más adecuado es que el veterinario indique los tratamientos que mejor se ajusten a nuestro cachorro, dependiendo de su edad, peso y del estado en que se encuentre. Las primeras desparasitaciones se deben repetir cada quince días, siempre teniendo revisiones con su veterinario para poder controlarlo, y pasado este período, se repite cada tres meses durante toda su vida. Existen una gama muy amplia de productos antiparasitarios, pero hay que tener mucha precaución antes de usarlos, y siempre tener muy claro que antiparasitario le vamos a aplicar a nuestro cachorro, ya que no todos son válidos para Gatos, y algunos puede ser letales. Con todos estos cuidados que le va a proporcionar su “papa”, Gatito va a crecer sano y fuerte; ya sólo le queda comenzar en sus próximas visitas las vacunaciones, que también son muy importantes para su salud, y para estar protegido de muchas enfermedades.