0

INTOXICACION POR ANTICONGELANTE EN EL PERRO Y EL GATO

Los anticongelantes son productos químicos, derivados de alcoholes y muy utilizados para refrigerar los automóviles. Los anticongelantes disminuyen el punto de congelación del líquido de refrigeración para que permanezcan en estado líquido aunque las temperaturas exteriores sean muy bajas. Muchos anticongelantes contienen cantidades variables de etilenglicol en su fórmula.

El etilenglicol es un alcohol muy tóxico para las personas y las mascotas. Generalmente, se comercializan con colorantes que le aportan un color muy intenso para evitar la ingestión accidental por parte de las personas. Sin embargo, nuestras mascotas no entienden de colores, y los anticongelantes tienen un sabor ligeramente dulce y muy agradable para ellos, intoxicándose al ingerirlo.

La ingesta de una pequeña cantidad de anticongelante que contenga etilenglicol puede causar la muerte del animal en pocos días a causa de un fallo renal agudo. Los síntomas que se presentan con mayor frecuencia son vómitos, sed intensa, taquicardia y andan “como borrachos”. A veces presentan convulsiones. Estos síntomas no son exclusivos de la intoxicación por etilenglicol y pueden aparecer en otras intoxicaciones, o incluso en otras enfermedades, por lo que es de gran importancia que comunique a su veterinario si sospecha que haya podido ingerir un anticongelante u otro producto tóxico. El veterinario requerirá realizarle un análisis de sangre y de orina para evaluar el estado de los riñones y establecer un diagnóstico. Es aconsejable que lleve el producto tóxico a su veterinario, o le informe exactamente de que producto se trata.

Si sabe, o sospecha que su mascota ha tenido acceso al tóxico, o cree que ha podido ingerirlo acuda urgentemente a su veterinario. Si acude dentro de las 2 horas tras su posible ingestión, el veterinario le provocará el vómito para evitar que el tóxico acceda a la sangre, o tal vez juzgue necesario practicarle un lavado de estómago, o administrar carbón activado para evitar la absorción del tóxico. Si acude mas tarde, éstas medidas pueden no ser suficientes y sea necesario el ingreso para aplicarle un tratamiento específico. Es de vital importancia que reciba tratamiento antes de la aparición del fallo renal (el veterinario lo evalúa en base a los resultados de la analítica) ya que una vez se ha desarrollado el fallo renal, el pronóstico es malo y es muy difícil revertir la situación.

La recomendación general es evitar que su mascota acceda al tóxico. Aleje el producto de los niños y mascotas. Si cambia el anticongelante de su coche tenga especial cuidado con las gotas que puedan derramarse al suelo. Limpie las gotas del suelo, o añada un cubo de agua para diluir el producto. Por último tenga vigilada a su mascota si acude con ella a un taller mecánico, o sus proximidades. Un remedio a tiempo puede evitar futuras desgracias.