0

Los 10 apuntes básicos para tener una RATA como mascota en casa:

1.- Lo primero que deberemos tener es un transportín para poder llevarla de casa al veterinario o para llevárnosla a casa, podemos ayudarnos con una golosina dentro del transportín para que esté tranquila en él.

2.- La jaula ha de estar realizada en un material que resista la acción roedora de las ratas. El espacio ideal para mantener una rata será de unos 45x30x25cm. Para doblar el número de individuos con un 50% más de jaula es suficiente. Si parte de la jaula es de alambre hay que tener en cuenta que son capaces de roerlo por lo que es necesario colocar un calibre adecuado a cada especie y un diámetro de agujero también adecuado.

3.- Sería bueno que durante 1-2 horas de ejercicio fuera de la jaula en zona vigilada, para evitar destrozos en el mobiliario de la casa y posibles accidentes.

4.- Para que no se aburran y así evitar que nos destrocen nuestras pertenencias en sus paseos necesitan de multitud de “juguetes” para roer y combatir el aburrimiento, son ideales cestos de paja, cajas o tubos de cartón, piedras de calcio, bolsas de papel, plástico duro, maderas blandas (abedul o manzano), bolas de metal con cascabeles en su interior… etc.

5.- La temperatura ideal de mantenimiento se comprende entre 15-27ºC, por encima de este rango se pueden producir golpes de calor, sobre todo si hay hacinamiento.

6.- Lo mejor es acostumbradles a que beban en un bebedero de bola, siempre metálica, es más higiénico porque no se derrama el agua si está bien ajustado y ni se mojan ni encharcan la jaula.

7.- Su alimentación es omnívora. Se adaptan muy bien a las mezclas comerciales con complementos ocasionales como fruta, algunos granos de pienso para perros, galletas…etc. Soportan bastante bien los cambios de dieta.

8.- Como lecho se puede utilizar virutas de madera (preferentemente de árboles caducifolios, pues las coníferas suelen presentar ácidos grasos volátiles, irritantes para los roedores) que deberemos cambiar cada 2-3 días para evitar en exceso el mal olor (sobretodo ratones). Al igual que en el resto de roedores se puede utilizar también un lecho de maíz o de pellets.

9.- Deberá pasar revisión en el veterinario al menos una vez cada 3-4 meses para un examen físico, control del peso, desparasitaciones, valorar los cuidados y resolver dudas que van apareciendo.

10.-Desde que lo tenemos en casa deberemos ir educándole, prohibiendo sitios donde no puede pasar y premiando actitudes adecuadas que faciliten la convivencia con la familia y el resto de mascotas de la casa. Son animales muy inteligentes que saben responder bien a pequeños trucos.