2

Alimentación en conejos mantenidos como mascotas.

Existen tres componentes principales en la dieta de un conejo: el forraje seco, los alimentos concentrados y los alimentos verdes.

El forraje, fresco o seco, debería ser el componente principal de la dieta. El mejor forraje seco que podemos dar a nuestros conejos es un heno de buena calidad. Un buen heno está formado por una variedad de plantas, tiene un olor agradable y no esta mohoso o descolorido. El heno ha de darse en una reja especial para forraje para evitar que se deposite en el suelo y el conejo lo pise y defeque encima siendo inviable para su posterior consumo.

Los alimentos concentrados han de darse en cantidades mínimas por los problemas digestivos que podrían causar a nuestra mascota. Formarían este grupo alimentos muy energéticos y ricos en hidratos de carbono como los cereales. Nunca deben de suministrarse en una cantidad superior a 10 g por Kg de peso vivo del animal y día, y siempre han de darse triturados, pues de otra manera nuestro conejo podría comerlos enteros, con lo que se digerirían mal y darían problemas. En el comercio pueden encontrarse dietas formuladas para conejos que contienen pienso en gránulos prensados además de los citados cereales (que por cierto no suelen estar triturados). Así mismo su gran aporte calóricos los hace preferentes para conejos de granja que requieren de una ganancia diaria alta para poder salir al mercado cuanto antes. Un conejo tenido como mascota no requiere de estas “necesidades” por lo que no hay que abusar con los piensos concentrados.No han de darse más de 40 g por Kg de esta mezcla por día y al igual que para otras mascotas, la dieta sólo a base de estos puede resultar monótona. Podemos incluirlos como un componente más, pero no como el único.

Los alimentos verdes pueden constituir el 45 % de la dieta, pero hay que acostumbrar poco a poco al animal. Si de golpe le suministramos una gran cantidad de alimentos verdes le provocaremos una diarrea. Si nuestro conejo no está acostumbrado al alimento fresco, deberemos de ir aumentando todos los días poco a poco su cantidad hasta alcanzar los límites deseados. Como alimento verde se les puede dar trébol (no más de un 20 % del total de forraje verde), alfalfa (siempre hay que dejar que se agoste un poco la alfalfa antes de dársela a los conejos pues si está muy fresca suele sentarles mal), diente de león, llantén, zanahoria, espinacas, acelgas, pera y manzana (peladas)… también hierbas aromáticas como la salvia, tomillo, romero o la menta serán aceptadas. El alimento verde puede dejarse unas tres horas en la jaula. Si después de este tiempo no ha sido consumido se retira. También puede mezclarse con el forraje seco.

NUNCA cambiemos bruscamente la dieta de nuestro conejo o introduzcamos de golpe un alimento nuevo.
NUNCA debemos dar piensos para conejos de granja, pues contienen antibióticos y promotores del crecimiento, innecesarios sin motivo justificado.

No olvidemos las necesidades de roer de nuestros pequeños amigos. Les encantan las ramas. Las procedentes de abedules, hayas, alisos, álamos, sauces, avellanos, manzanos y perales son apropiadas. No son apropiadas las ramas de coníferas tipo pino, ciprés o cedro. No olvidemos nunca que cualquier forraje, rama o elemento que utilicemos en la alimentación de nuestros animales tiene que estar libre de residuos de pesticidas, metales pesados u otras substancias peligrosas.

Los conejos sí beben agua, sobre todo aquellos que se alimentan con más concentrado y heno que alimento verde. Enseñarles a que tomen agua de un bebedero de botella es ideal pues evitamos que jueguen con el agua y que estén siempre mojados. Siempre hay que darles el agua a temperatura ambiente y nunca fría.

  1. Rosa dice:

    Hola, me gustaría que sacárais algún artículo sobre las chinchillas, su alimentación y cuidados.

    Gracias :o )