0

La importancia de una boca sana.

Los cuidados que necesita la boca de nuestra mascota es exactamente igual que la nuestra, si no la limpiamos con frecuencia, acumula placa dental y sarro, y esto puede llevar a otras complicaciones en el organismo, produciendo como primeros sintomas de problemas gingivales: halitosis (mal aliento), dolor al masticar, pérdida de piezas dentales, sangrado de encías, salivación excesiva, al comer deja caer comida al suelo, masticar siempre por el mismo lado, comportamiento más irritable causado por el dolor, la posible extensión de la infección de la boca a otras partes del organismo, problemas oculares, etc.

La tendencia al acumulo de sarro se debe en gran parte a la dieta que le administramos, bien por ser alimentación húmeda, o porque no le aporte la fricción suficiente a su dentadura como para evitar que se le acumule. Las razas de pequeño tamaño tienen más predisposición a acumular sarro. El sarro si no se trata, comienza a provocar gingivitis, que es  inflamación de las encías, y este es el signo más temprano de la enfermedad; si la gingivitis no se trata puede avanzar a periodontitis, esta fase se considera grave e irreversible, ya que da lugar a la destrucción del ligamento periodontal y del hueso alveolar, todo este proceso debilita las encías, y no son capaces de sostener con firmeza las piezas dentales, lo que acaba por provocar su pérdida; al estar los dientes inflamados, sueltos y las encías débiles, ulceradas e infectadas, las bacterias contenidas en el sarro, pasan al torrente sanguíneo dando lugar a la multiplicación de estas bacterias en otras partes del organismo, pudiendo provocar problemas cardiacos, etc.

La prevención y tratamiento de la enfermedad periodontal es de gran importancia para la salud general y el bienestar de nuestra mascota.

¿Que podemos hacer?:

1- El método más eficaz para evitar la formación de sarro es el cepillado dental con dentífricos y cepillos especiales; sin higiene oral, se acumula la placa (que son bacterias) en el borde gingival y aparece la gingivitis en cuestión de pocas semanas, pero si cepillamos a diario evitaremos que sufran gingivitis.  Es cierto que hay muchos perros que no toleran el cepillado, en estos casos habrá que  realizarle una limpieza con aparato de ultrasonidos, siempre bajo sedación, por el bien de nuestra mascota. Los cepillados deberían realizarse a diario, pero si no disponemos de este tiempo sería conveniente hacerlo 2 o 3 veces a la semana para su mantenimiento.

2- Existen alimentaciónes específicas que friccionan más los dientes al masticar, y esto ayuda a limpiar su dentadura.

3 – En el mercado hay productos en formato de spray que llevan clorhexidina para aplicar en la dentadura, y asi ayudar a prevenir el sarro e infecciones.

4 – Juguetes para masticar, que están preparados para evitar el sarro, estos a parte de ayudarle es un buen entretenimiento para él.

Ya que el cepillado dental es lo más efectivo, es aconsejable que acostumbremos a nuestra mascota desde cachorro a que forme parte de sus cuidados diarios, para que de este modo admita el cepillado e incluso disfrute de él en este momento tan especial del dia que compartimos juntos. Si no lo acostumbramos desde cachorro, será muy difícil enseñarle nuevas costumbres, y seguramente no lo llegará a tolerar…si este fuera el caso, las limpiezas bajo sedación con aparato de ultrasonidos de deben hacer como mínimo una vez al año, siempre dependiendo de la gravedad de cada caso; tras las limpiezas, es importantísimo mantener la limpieza en casa. Los gatos no tiene tanta incidencia de problemas gingivales, pero no por esto debemos descuidar su boca, siempre es importante revisarla igual que revisamos las demás partes de su cuerpo.