0

Los 10 apuntes básicos para tener un CERDO VIETNAMITA como mascota en casa:

1.- Mientras son pequeños lo podremos llevar al veterinario en un trasportín de los que existen para perros e incluso cuando son algo más grandes pues existen trasportines mayores y con ruedas, pero podemos acostumbradles a que vayan paseando con un arnés.

2.- En casa podremos habilitarle una habitación o zona para que ellos estén pues en contra de lo que piensa la gente son muy limpios, solo que cuando ven un charco les gusta bañarse en él para mantener su piel (casi sin pelos) limpia de parásitos y fresca. Es un hábito que les queda de cuando vivían salvajes. En el exterior una estructura tipo perrera será suficiente siempre que esté protegida de las inclemencias del tiempo.

3.- Sería bueno que los paseásemos durante una hora mínimo al día, sobre todo si no tienen un jardín o zona libre donde puedan moverse bien, así se mantendrá en forma. Evitando siempre las horas de más calor.

4.- Los cerdos son animales activos siempre y cuando no les hagamos engordar demasiado y juguemos y paseemos con ellos. Se pasarían todo el día hocicando en el suelo o dándose baños de barro para mejorar el estado de su piel y para buscar comida. Una pelota podría ayudarles a quitarse el estrés un poco. Esconder comida en zonas de búsqueda les ayuda a estar entretenidos. Ojo con nuestra despensa.

5.- El intervalo óptimo de temperatura para su desarrollo está entre 16-21ºC. Recuerda que no pueden sudar por lo que las temperaturas muy altas no son buenas para él. Las excesivamente bajas también son perjudiciales pues tampoco tienen mucho pelo.

6.- Si tenemos una instalación para ellos fuera de casa podremos acondicionarles un bebedero de chupón o de cazoleta con toma directa de agua. Dentro de casa un recipiente de material fuerte y profundo para que no puedan romperlo o moverlo. Siempre con agua limpia y fresca cambiada a diario.

7.- Su alimentación es omnívora. Existen en el mercado ya piensos para cerdos vietnamitas mantenidos como mascotas. Algo de pan, verdura y fruta o un poco de pienso puede completar una dieta con pienso formulado con cereales.

8.- Suelen ser muy limpios por lo que gustarán de hacer sus necesidades en el exterior y no dentro de su casa, cuando dejan de mover el rabo y lo colocan en posición horizontal es que están dispuestos a evacuar. Alguna manta o una cama de paja es ideal para que se tumbe en su zona de descanso. De tenerlos en el interior podemos colocarle una bandeja de sepiolita para que se acostumbre a defecar allí, viendo que puedan acceder a ella bien y no sea demasiado alta.

9.- Deberá pasar revisión en el veterinario al menos una vez cada 3-4 meses para un examen físico, controlar vacunas, desparasitaciones, valorar los cuidados y resolver dudas que van apareciendo.

10.-
Desde que lo tenemos en casa deberemos ir educándole, prohibiendo sitios donde no puede pasar y premiando actitudes adecuadas que faciliten la convivencia con la familia y el resto de mascotas de la casa. Entiende órdenes del tipo ¡¡NO!! para impedir un comportamiento indeseado. Los cerdos no educados desde pequeños pueden llegar a ser indisciplinados, destructivos y exigentes.