0

Los 10 apuntes básicos para tener un ERIZO como mascota en casa:

1.- Lo primero que deberemos tener es un transportín para poder llevarlo de casa al veterinario o para llevárnoslo a casa, debemos hacer que forme parte de su vida para que no le asuste entrar en él.

2.- Son capaces de vivir en una jaula interior si se crían desde pequeños, pero si no es preferible hacer un cobertizo en un patio con una valla enterrada al menos 30 centímetros pues son muy dados a escarbar y seguro que intentarán huir. Además necesitarán un refugio, bien aclimatado, donde poder dormir. La jaula debe tener unas medidas aproximadas de 80x30x30 pues pasará mucho tiempo dentro.

3.- Sería bueno que durante 1-2 horas de ejercicio fuera de la jaula o mejor en el jardín para que investigue un poco entre las plantas y siempre bajo vigilancia.

4.- Un juguete de gato de los que tienen alguna bolita dentro y que suene o con algún premio dentro para hacer que lo saque es un buen entretenimiento para él.

5.- Necesitan una temperatura de 24º constantes, lo que supone la compra de accesorios térmicos.

6.- Lo mejor es acostumbradles a que beban en un bebedero de bola, es más higiénico porque no se derrama el agua si está bien ajustado y no la tiran jugando con ella.

7.- Su alimentación es insectívora. Existen piensos en el mercado para ellos pero también podemos alimentarlos con pienso de alta calidad de gatos, es mejor si es de bajas calorías pues tienen tendencia a engordar.

8.- Como lecho podemos utilizar la arena de maíz o los pellets prensados, pues la viruta puede ocasionarles problemas respiratorios si tiene mucho serrín, el papel de periódico es poco higiénico y la tinta es tóxica si lo comen y la arena de gatos es muy erosiva. Los conejos tienden a defecar en una esquina de la jaula, por lo que podemos aprovechar esta tendencia para colocar allí una caja que nos facilite la limpieza. Cambiar el material de la caja de deyecciones de forma diaria mejor que cada dos días.

9.- Deberá pasar revisión en el veterinario al menos una vez cada 3-4 meses para un examen físico, controlar vacunas, desparasitaciones, valorar los cuidados y resolver dudas que van apareciendo.

10.-Desde que lo tenemos en casa deberemos ir educándole, prohibiendo sitios donde no puede pasar y premiando actitudes adecuadas que faciliten la convivencia con la familia y el resto de mascotas de la casa.