0

La carpa dorada o carpín, condiciones de mantenimiento en casa.

La Carpa dorada o Carpín (Carassius auratus) es probablemente el pez más popular entre los acuariófilos principiantes y entre aquellos que tienen un pequeño estanque decorativo en su jardín. Es una mascota de aguas templadas o frías con una gran capacidad de adaptación al medio. Su cría suele ser sencilla si bien requiere de unos mínimos que iremos viendo. Que sea popular y relativamente fácil no implica que debamos dejar su cuidado a un menor sin supervisión por parte de un adulto responsable, al igual que ocurriría con cualquier otra mascota.

Su gran cantidad de variedades impide que demos una única descripción de esta especie pues existen gran cantidad de particularidades anatómicas que se pueden considerar a la hora de describirlos. Si bien, la mayoría presenta un cuerpo corto y macizo, con cabeza triangular y sin escamas y a diferencia de otras especies de carpas como el Cyprinus carpio, también llamado Koi o Carpa Común no presenta barbillas en el maxilar superior. Son peces de hábitos tranquilos, sociables y longevos (10- 20 años) siendo pacífica e ideal, por tanto, para acuarios comunitarios. Teniendo siempre en cuenta el tamaño del resto de habitantes del acuario pues pueden depredar sobre aquellos más pequeños.

Crecen rápidamente con buena alimentación y debe suministrarse espacio adecuado a su tamaño. Las carpas doradas revuelven permanentemente el suelo, por lo que deberá filtrarse muy bien el agua. Les gusta el alimento vivo, como larvas de mosquitos, lombrices, tenebrios y los vegetales, aunque también acepta comida desecada y granulada. Jamás se debe omitir de su dieta algas y lechuga, caso contrario las carpas devorarán las plantas decorativas del acuario.

La reproducción es posible siempre y cuando se cumplan las condiciones más o menos ideales para tenerlos como puede ser; que haya buena alimentación, suficiente agua para su desarrollo (70 litros/pez), plantas donde depositar los huevos, agua suficientemente bien oxigenada, temperaturas alrededor de los 18-21ºC aunque de normal se adaptan a un rango mayor desde los 4 a los 25ºC, Ph: neutro tirando un poco a básico (7-7,5) y dureza del agua entre 20-28°dGH.
La cría suele ocurrir después de un cambio significativo de la temperatura, a menudo en la primavera.

Es muy difícil que en una pecera pequeña e inadecuada podamos conseguir mantener un pequeño Carpín naranja poco más allá de unos meses debido a las limitaciones de espacio y condiciones que ella presenta.

Antes de cambiar el agua a la pecera deberemos retirarle el cloro, bien mediante un proceso de desclorificación o bien dejándola reposar durante un tiempo en garrafas abiertas para que el cloro se evapore. Nunca se debe de poner agua directamente del grifo. Nunca deberemos retirar el 100% del agua del acuario de una vez ni deberemos limpiar al mismo tiempo el filtro pues con ello provocaremos la pérdida de los microorganismos que forman parte del pequeño ecosistema que es el acuario y al cual ayudan con su presencia. Según el acuario que tengamos deberemos estudiar cómo debemos hacer los cambios de agua y limpieza del filtro. El filtro que le pongamos, además de eliminar sustancias en suspensión en el acuario, también deberá ser capaz de eliminar el Amoniaco NH3 y otros tóxicos producidos por los desechos alimenticios de los peces.

Siempre antes de introducir un nuevo pez en el acuario hay que hacerle pasar un período de cuarentena y acondicionamiento para evitar contagio de enfermedades y estrés en él y en el resto de la pecera. En otros artículos veremos qué enfermedades pueden afectar con mayor frecuencia y virulencia a las carpas pero sí es cierto que deberemos actuar con la mayor rapidez posible en la mayoría de casos pues al ser un ecosistema cerrado suelen ser muy fácilmente transmitidas de unos a otros.
Al ser peces a los que les gusta comer plantas, rebuscar en el lecho del acuario y de escondites es bueno que presenten en el acuario plantes resistentes a ser arrancadas y devoradas por entero, un lecho de guijarros adecuado e incluso escondites donde se puedan sentir seguros en determinadas ocasiones.