0

Los 10 apuntes básicos para tener un COBAYA como mascota en casa:

1.- Lo primero que deberemos tener es un transportín para poder llevarlo de casa al veterinario o para llevárnoslo a casa, debemos hacer que forme parte de su vida para que no le asuste entrar en él.

2.- Una vez en casa necesitará una jaula. Las medidas mínimas que necesitan son de 0,2m² por cada cobaya y 30 centímetros de altura, porque lo más seguro es que tengamos más de una cobaya. En el caso de que pongamos malla en la jaula, el tamaño de los agujeros debe ser de 1.25×3.5cm para prevenir que las extremidades queden atrapadas en la red, minimizando los problemas.
3.- Sería bueno que durante 1-2 horas de ejercicio fuera de la jaula en zona vigilada, para evitar destrozos en el mobiliario de la casa y posibles accidentes.
4.- Para que no se aburran y así evitar que nos destrocen nuestras pertenencias en sus paseos necesitan de multitud de “juguetes” para roer y combatir el aburrimiento, son ideales cestos de paja, cajas o tubos de cartón, piedras de calcio, bolsas de papel, plástico duro, maderas blandas (abedul o manzano), bolas de metal con cascabeles en su interior… etc. Artículos similares a los de conejos.
5.- Las cobayas toleran una gran variación de temperatura si se les aclimata de forma gradual. Lo ideal es que estén a 12-22ºC, las temperaturas entre 27-30ºC les resultan sofocantes, sobre todo a los animales con sobrepeso o a las hembras en periodo de gestación y son muy sensibles al frío los jóvenes.
6.- Lo mejor es acostumbradles a que beban en un bebedero de bola, es más higiénico porque no se derrama el agua si está bien ajustado y no la tiran jugando con ella.
7.- Su alimentación es estrictamente herbívora. Existen piensos especializados que podremos complementar con heno, verdura y suficiente vitamina C. Hay que comprobar que el pienso que compremos cumple los requerimientos de vitamina C que el cobaya necesita (normalmente se mantienen 3 meses). Los cobayas son muy especiales a la hora de comer, y cambios bruscos en la dieta conduce a trastornos digestivos. Al ser muy desconfiados los cambios en el “mobiliario” de la jaula, sobretodo los referidos a comederos y bebederos, deben ser graduales pues no comen o beben en recipientes que no les resulten familiares.
8.- Como lecho podemos utilizar la arena de maíz o los pellets prensados, pues la viruta puede ocasionarles problemas respiratorios si tiene mucho serrín, el papel de periódico es poco higiénico y la tinta es tóxica si lo comen y la arena de gatos es muy erosiva.  Cambiar el material de la caja de deyecciones unas dos veces por semana.
9.- Deberá pasar revisión en el veterinario al menos una vez cada 3-4 meses para un examen físico, controlar vacunas, desparasitaciones, valorar los cuidados y resolver dudas que van apareciendo.
10.-Desde que lo tenemos en casa deberemos ir educándole, prohibiendo sitios donde no puede pasar y premiando actitudes adecuadas que faciliten la convivencia con la familia y el resto de mascotas de la casa. Suelen descansar muy plácidamente sobre nosotros mientras vemos la televisión y emiten ruidos placenteros en dichas ocasiones.