Nuevas mascotas en la clínica veterinaria (2ª parte)

El cerdo vietnamita lleva años siendo mascota de muchas estrellas ygente del espectáculo para llegar, hoy día, al común de los mortales.

El cerdo enano vietnamita es una raza de cerdo doméstico y es uno de los nuevos animales incorporados, al ámbito familiar, como mascota. Pueden vivir hasta 20 años, siendo la media de unos 10-12. Llegan a medir de 45 a 50 cm y pesar entre 30 y 35 kg dependiendo mucho de la alimentación y el ejercicio que realice. Suelen tener más pelo que sus primos mayores y aunque generalmente son oscuros cada vez más se imponen ejemplares bicolores o incluso casi blancos.

Como son omnívoros pueden alimentarse de cualquier fracción de alimento, si bien deberemos acostumbrarles a una dieta a base de cereales (avena, cebada, maíz) con frutas y verduras. Pueden comer algo de pienso para perros como parte de un premio. El pienso que venden para cebo de cerdos no es el indicado para ellos pues con ese pienso engordarán demasiado y eso mermará su salud.

Son animales muy inteligentes y con un poco de paciencia, cariño y atención, podemos hacer de él un amigo fiel como un perro. Si a esto le añadimos una buena educación, estos animales se dejarán acariciar, comerán de nuestra mano y podremos pasearlos con una correa.

Como sus primos mayores tienen un gran sentido del olfato por lo que no habrá resto de comida que escape a su investigación. Habrá que ser cuidado con dejarnos comida olvidada pues pueden ocasionar pequeños destrozos en su afán por conseguirla.

En contra de lo que muchos pueden pensar no son sucios y no comerán ni dormirán junto donde hacen sus necesidades, que por cierto se adaptan a hacerlo en un cajón con arena como si fuese un lindo gatito. Al no tener glándulas odoríferas no sudan y al ser muy limpios podemos bañarlos una vez cada 1-2 meses, si bien en verano agradecen duchas de agua cuando el calor arrecia pues son más sensibles a climas cálidos.

Hábitat
: necesitan igualmente de un terreno pequeño para poder andar y correr o bien de paseos diarios para evitar engordar en exceso.

Son animales muy prolíficos por lo que antes de ponernos a criar con ellos debemos de haberles buscado un buen hogar a todos los lechones que tendremos para repartir.

Como animales presa que son no debemos colocarlos boca arriba dejando su vientre al descubierto pues les causa mucho estrés pudiendo, en algunos casos, reaccionar de forma inesperada.

Autor: Domingo García

Domingo García es veterinario del hospital JG ( www.vetjg.com) de Mutxamel-Alicante-España

2 opiniones en “Nuevas mascotas en la clínica veterinaria (2ª parte)”

    1. Hola. No te puedo aconsejar sobre precios pues los he visto muy dispares. Incluso regalados. En el enlace vienen ya a 40 euros, supongo que porque se van haciendo grandes. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.