0

Sustancias y productos tóxicos para nuestra mascota.

HUESOS Y ESPINAS:  Los huesos COCIDOS son muy peligrosos para nuestras mascotas, aunque para prevenir un grave problema, es aconsejable no dar ningún tipo de hueso. Aunque muchas personas piensan que “toda la vida se le ha dado huesos a los perros…y no pasaba nada”… la frase típica, los huesos son los responsables de que muchas mascotas tengan que pasar por el quirófano, ya que al ingerirlos hay mucha probabilidad de que queden atrapados en el tracto intestinal, boca o tráquea. Todos son muy peligrosos, pero los de ave y conejo son más problemáticos, porque se astillan con más facilidad. Igualmente las espinas del pescado producen los mismos problemas. Si queremos que nuestro perro mastique alimento duro, en el mercado existen huesos y otros complementos preparados  para este fin.

ALCOHOL: Para intoxicar a nuestra mascota no necesitamos grandes cantidades de alcohol, con una pequeña cantidad comenzarán a ponerse muy nerviosos, llegando (en el caso de que la cantidad ingerida sea mayor) a suprimir el sistema nervioso central, el sistema respiratorio y cardíaco terminando con la vida del animal.

CAFEÍNA: Contiene Xanthine, que estimula el sistema nervioso central y cardíaco, provocando al poco tiempo de ingerirlo vómitos, taquicardia, nerviosismo, pudiendo llegar a la muerte.

ANTICONGELANTE Y PINTURAS: El anticongelante de los coches es muy atractivo para nuestra mascota, por su olor y por que tiene un sabor agradable. Muchos animales mueren a causa de este producto. El componente tóxico se llama Etilen glicol, que produce fallo renal, letargo, vómitos, convulsiones y en  muchas ocasiones la muerte. La inhalación o ingesta de pintura también tiene una gran toxicidad. Mucho cuidado con estos dos productos.

PRODUCTOS QUÍMICOS: El enjuague bucal, las soluciones para limpiar las lentes de contacto,  insecticidas, herbicidas, abonos, las soluciones para las dentaduras postizas son altamente tóxicas porque contienen ácido bórico, que provoca vómitos, babeo, convulsiones y coma. Bolitas de naftalina, lavavajillas, blanqueadores de ropa, paracetamol; mucho cuidado con todos estos productos y con el paracetamol, pues en caso de ingerirlos tienen un grave final para nuestra mascota.

ARENA: En bastantes ocasiones cuando llevamos a nuestra mascota a la playa para que pase un día lleno de diversión, ocurre que come arena y si toma una cantidad considerable llega a ser un grave problema, porque no es capaz de expulsarla debido a su peso. Cuidado en estos días especiales, porque si no observamos a nuestro perro, es posible que tenga que terminar en el veterinario y posiblemente en manos del cirujano. Los síntomas pueden ser inapetencia, apatía, vómitos, arena en heces, etc.

AGUA DEL MAR: el peligro de la ingesta de agua de mar, es únicamente el exceso de sal, que ocurre igualmente con los alimentos salados (jamón serrano, embutidos, etc). Su sintoma más evidente son vómitos continuos.

LEJÍA Y LIMPIADORES: detergentes, suavizantes para la ropa, lejía, amoniaco, quitamanchas,  etc…igual que para nosotros es muy tóxico, lo es para nuestras mascotas. Si ingiere alguno de estos productos hay que acudir inmediatamente a su veterinario, ya que las quemaduras que se pueden producir por todo el tracto digestivo, boca, laringe, tráquea, etc, son muy graves.

PLANTAS TÓXICAS: Hay una amplia variedad de plantas tóxicas, que las vemos normalmente durante el paseo con nuestra mascota y son muy peligrosas; como también lo son algunas de las plantas que solemos tener en casa. Aunque existen muchas de ellas, vamos a nombrar algunas:

Hortensia.

Adelfa.

Lirios.

Azucena.

Dieffenbachia.