0

¿cómo saber si mi hurón está enfermo?

Alteración de la coloración del pelaje, inapetencia, pérdida de ganas de jugar, heces pegadas a zona anal, pérdida de motilidad en las patas de atrás, vómitos, diarreas persistentes y cualquier otro síntoma de los mencionados en el apartado de enfermedades más frecuentes en hurones y que no cuadre con su habitual carácter nos debe hacer sospechar que el hurón puede estar sufriendo un proceso patológico.


La lista que a continuación se redacta es un pequeño resumen de las enfermedades más frecuentes que pueden afectar a los hurones. Contra algunas de ellas existen vacunas; contra otras podemos actuar previniéndolas o una vez instauradas tratarlas con éxito. Lo más importante es actuar con rapidez y consultar a un veterinario experimentado.

ANEMIA INDUCIDA POR ESTRÓGENOS: en hembras no castradas y no cubiertas, las hace más sensibles a infecciones oportunistas, aparecen alteraciones en el aparato reproductor femenino, inapetencia, pérdida de pelo…etc.

MOQUILLO CANINO: enfermedad vírica de fatales resultados en la mayoría de casos.

INFLUENZA: similar a la gripe humana, hay contagio de hurón a humano y viceversa.

RABIA: enfermedad vírica mortal cuya prevención mediante vacunación es esencial.

DIROFILARIOSIS: gusano nemátodo que afecta principalmente el funcionamiento del corazón.

INSULINOMA: proceso tumoral que afecta al páncreas provocando aumento de la insulina en sangre y provocando frecuentes bajadas de glucosa en sangre. Externamente se aprecia salivación, ojos vidriosos, apatía….etc.

HIPERADRENOCORTICISMO: proceso que provoca un aumento de hormonas de las glándulas suprarrenales que provoca entre otros síntomas: alopecia, adelgazamiento progresivo, inapetencia, problemas relacionados con aparato urogenital y de forma crónica la muerte.

OBSTRUCCIÓN POR CUERPOS EXTRAÑOS: muy frecuente en hurones debido a su carácter explorador y su afición por llevarse todos los objetos a la boca. Suelen tener vómitos y diarreas persistentes y anorexia. Hay que tener mucho cuidado con ellos.

IMPACTACIÓN DE SACOS ANALES: se aconseja su extracción para evitar que vuelva a padecer el proceso cuando ya han padecido alguna vez de este problema.

NEOPLASIAS CUTÁNEAS: de frecuente presentación conforme avanzan en edad, cualquier cambio de tamaño y textura en la piel deberá consultarse con un veterinario.